Sobre el resentimiento. F. Nietzsche

febrero 18, 2013

La enfermedad misma es una especie de resentimiento.

Para combatir esto, el enfermo sólo puede recurrir al único gran remedio que yo llamo el fatalismo ruso, aquel fatalismo sin rebelión que hace que un soldado ruso a quien la campaña le resulta demasiado dura termine por echarse a la nieve. No aceptar absolutamente nada no tomar nada, no absorber nada: no tener ya ninguna reacción en absoluto… La gran sabiduría de ese fatalismo, que no siempre consiste sólo en tener suficiente coraje para morir, sino también en el arte de preservar la vida en las circunstancias mas peligrosas para ésta, consiste en reducir los intercambios del cuerpo, en lentificarlos e inducirles una especie de letargo invernal. Unos cuantos pasos más en esta lógica, y se obtendrá un faquir, que durante semanas duerme en una tumba.

(…)

Con ningun fuego se consume uno más velozmente que con los del resentimiento.

(…)

Esto lo comprendió aquel gran fisólogo que fue Buda. Su “religión”, a la que sería mejor llamar higiene, para no confundirla con casos tan deplorables como es el cristianismo, hacía depender su eficacia  de la victoria sobre el resentimiento: liberar el alma del resentimiento es el primer paso para la curación.

F. Nietzsche. Ecce Homo (1888)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: